lunes, 15 de agosto de 2011

Elementos del paisaje provincial xalapeño II. Hidrografía

La particular fisiografía de los alrededores de Xalapa ha dado pauta a la existencia de una serie de ríos, arrollos, riachuelos tanto perennes (que todo el año están presentes) como intermitentes (que sólo aparecen cuando hay lluvias) que en conjunto forman parte sustancial del paisaje de esta particular zona.
No debemos olvidar que la provincia de Xalapa se encuentra en una sierra cercana a la costa, el ciclo del agua (evaporación, condensación y precipitación) tiene marcada presencia. Grandes cantidades de humedad son evaporadas desde el Golfo de México y las llanuras costeras (donde se encuentran ríos de considerable dimensión y capacidad), las cuales son condensadas en la atmósfera y movidas "tierra adentro" por los vientos atlánticos, para así "chocar" con los espacios serranos donde la mayor de las veces se precipitan las aguas, o se genera el fenómeno Foen. Con la diversidad de escenarios fisiográficos podemos vislumbrar una hidrografía rica en escenarios y corrientes de agua.
El conjunto de estos afluentes, pertenecientes a un sistema de drenaje natural, son definidos como "cuencas". Para la provincia xalapeña se pueden comprender dos cuencas hidrológicas principales, éstas recorren de oeste a este la zona, y corresponden a los ríos de Actopan (al norte de la ciudad de Xalapa) y de Los Pescados-La Antigua (localizada al sur de la misma). Estos dos dragados naturales comprenden varios ríos que bajan hacía el mar, entre montañas, valles, barrancas y rocas. 
La cuenca del río Actopan tiene sus fuentes en la sierra del Cofre de Perote y la sierra de Chiconquiaco. Su estructura está formada por los ríos Sedeño, Naolinco, Tepetlán, Topiltepec y Paso de la Milpa, todas estas aguas se unen a la corriente del río Actopan que desemboca en la Barra de Chachalacas. 
Al mismo tiempo, la cuenca del Rio la Antigua tiene sus fuentes en el Cerro de la Cumbre, al sur del Cofre de Perote a una altura de 3 750 m.s.n.m., donde se le conoce como río Huitzilapan, y cuando se junta con el río de Magueyitos, se forma el río de los Pescados y finalmente, al unirse con el río Santa María, toma el nombre de La Antigua, antes de su desembocadura en la Playa de Chalchihuecan, cercano a la población de donde recibe su nombre.

 Las cascadas son un elemento muy común en la provincia xalapeña, el descenso de los ríos hacía las zonas bajas y llanuras costeras enmarcan estos espacios. En la imagen, la cascada de Texolo (entre los municipios de Xico y Teocelo)


 Las cuencas son sistemas hidrológicos, parecidos a las ramas de un arbol, donde se unen diversos afluentes de agua. En la imagen río de La Antigua en la población de Jalcomulco.


 La disponibilidad de ricos afluentes, se mezclan con las actividades humanas, de esta manera se crean diversas expresiones culturales (que reunen las actividades económicas con las naturales) como este acueducto cercano al antiguo ingenio de Almolonga en el valle de la cuenca del río Actopan.


 La diversidad de la hidrografía se hace palpable en cada espacio de la provincia, en la foto la salida de un río subterráneo (la continuación del río Sedeño) en el municipio de Actopan, afluente que se une al río del mismo nombre.

El paso de los ríos erosiona las primeras capas de suelo por donde pasa, dejando las rocas y piedras al descubierdo. En esta imágen un río cercano a Tepetlan, ver. Esta foto me llama mucho la atención porque hace muchos años el río Sedeño y el Pixquiac (cerca de Xalapa) solían verse así de bonitos.

  Cascada de Jabón, cercana a Chiltoyac, lamentablemente el descuido del sistema de cuencas y su contaminación provocan un deterioro notable en algunos afluentes. La cercanía de los afluentes con colonias marginadas, sin servicios de drenaje o falta de tratamiento de aguas, provocan este problema.


Finalmente, es importante mencionar que una cuenca es un sistema cuyos elementos están unidos intrínsecamente, lo que afecta a una parte afecta al todo, especialmente en las partes más altas. En nuestros días las actividades económicas, tanto domésticas como industriales, requieren grandes cantidades de agua para tareas de lavado, limpieza, alimentación, fabricación, etc. Se toma agua de diversas fuentes (manantialescontaminantes, restos de jabón, químicos de limpieza con suciedad, descargas de drenajes etc. Los depósitos y fuentes naturales de este vital líquido son los principales afectados, causando un problema de disponibilidad de agua limpia que se sigue demandando.
De esta manera debemos cuidar los desechos que arrojamos a las cañerías de drenaje, y se debe procurar/exigir a las autoridades que proporcionen servicios integrales de drenaje y alcantarillado a las colonias y/o pequeñas localidades carentes de este servicio. No basta con “entubar” las aguas negras, sino también se deberá reglamentar la descarga de éstas, y su debida dirección hacía plantas de tratamiento eficientes que las reciban y “limpien” antes de regresarlas al medio ambiente o utilizarlas.



No hay comentarios.: