domingo, 10 de julio de 2011

Elementos del paisaje provincial xalapeño I. Fisiografía

Además de los pueblos, existen muchos elementos y aspectos visibles en los alrededores de Xalapa. Muchas veces conocidos como Paisajes, están las vistas que en cada camino, carretera, parada o trayecto se dejan observar por cada uno de nosotros. Aunque cabe mencionar que esta mirada es particular y depende siempre del "contexto" de su observador (de su trabajo, educación, devenir cotidiano, etc.). Cuando se observa un paisaje se aprecian ciertas cosas que nos llaman la atención, pero eso no quiere decir que veamos cada elemento, habrá unos con mayor presencia que otros y habrá elementos que nos hablen de la economía, la cultura, la gastornomía y la Historia de un espacio en particular.
Pues bien, ahora he decidido anotar una entrada sobre esos elementos que sobresalen cuando uno está de viaje por la provincia de Xalapa. Comenzando esta sección con un elemento bastante notable: la fisiografía. Es decir, la forma del relieve, del suelo, aquellas características que le dan forma al espacio y que siempre debemos de tomar en cuenta, ya que esta primera configuración brinda tanto facilidades como dificultades a sus habitantes.
La provincia xalapeña se localiza en la unión de dos cordilleras importantes, hoy conocidas como la Sierra Madre Oriental y el extremo oriental del Eje Volcánico Transversal. Esta unión establece un suelo muy irregular, que va perdiendo altura desde el oeste hacia llegar al mar del Golfo de México. Las expresiones morfológicas (es decir las formas que sobresalen a la vista) son muy variadas, no obstante la altura máxima (y que domina la mayor parte de la vista) es la cima del extinto volcán "Cofre de Perote" (4 282 m.s.n.m.), y las más bajas las registradas en las llanuras de los valles de Actopan y Jalcomulco (300 m.s.n.m.).
A lo largo y ancho de esta "unión serrana" existen varias elevaciones significativas como los cerros de Las Lajas, Macuiltepec (que domina el paisaje de Xalapa), Acamalín o cerro de San Marcos (principal elevación de los pueblos Teocelo y Xico), el Cerro de las Culebras, (cercano a Coatepec). En la Sierra de Chiconquiaco están el cerro de Acatlán (cerca de Naolinco, Acatlán, y Miahuatlan) y las notables "Cumbres" de Jilotepec. Finalmente al sureste del área están los cerros de Chavarrillo y Cerro Gordo la última elevación del terreno significativa antes de la “tierra caliente” veracruzana. 
 Esta zona fisiográfica bien se puede diferenciar de otras por dos elementos naturales. El primero de ellos se ciñe por las cuencas hidrológicas, que recorren de oeste a este dicha área, de los ríos de Actopan (al norte) y de Los Pescados-La Antigua (al centro-sur). Estos afluentes comprenden varios ríos que bajan hacía el mar, entre montañas y volcanes, moldeando valles, barrancas y rocas. El segundo elemento natural está basado en el llamado fenómeno Foen el cual crea un paisaje húmedo, con la presencia de mucha neblina y verde todo el año. Ambos elementos constituyen (hasta hoy en día) una floresta muy abundante.
El fenómeno Foen se  refiera al "choque" de vientos alisios, cálidos y húmedos, procedentes del mar, con las vertientes orientales de las montañas, provocando un efecto “de pantalla”, de tal manera que sólo una parte de tales vientos “saltan” a los valles occidentales interiores, manteniendose la humedad y las nieblas en la zona serrana oriental.
Historicamente hablando estas particulares condiciones no escaparon a la interpretación y obervación de diversas personas. A través de diversas relaciones geográficas, crónicas y relatos puede constararse que la provincia de Xalapa estuvo muy relacionada con su entorno físico. En dichos relatos se resalta la irregularidad del terreno, expresada en las constantes menciones de "tierras montuosas y ásperas"; en la gran cantidad de ríos y la calidad de sus aguas; en las dificultades presentadas por los mismos caminos construidos y las "interminables barrancas" y "malpaís". Asimismo existen muchas impresiones sobre la vegetación y los "grandes bosques" que se encontraban en la antigua provincia de Xalapa. En la mayor parte de los relatos, se alude a la existencia de "árboles de gran tamaño" a lo largo del antiguo camino real y sobre todo en la zona de sierra.
Debido a sus características fisiográficas se puede comprender a los alrededores de Xalapa como una zona irregular, con gran diversidad de escenarios. Esta diversidad incide en la flora y la fauna, en la cultura y economía de los pueblos. En su Historia y porvenir, por eso es importante tomar esto en cuenta, proteger el medio ambiente y participar en su conservación es una excelente actitud para preservar estos, nuestros espacios.

Pero para mejor muestra unas imágenes:
 Vista del Cofre de Perote (desde Xalapa) y con el Fenómeno Foen con mayor presencia en los meses de otoño e invierno.

 El cerro de Macuiltepec, visto desde el cerro Colorado, es la elevación que domina a la ciudad de Xalapa.

 El cerro de Acamalín, o de San Marcos, la elevación que predomina la zona de Coatepec, Xico y Teocelo. A sus pues la exuberante vegetación del bosque mesofílico y de plantaciones de Café, lo que le da singularidad a su paisaje

 Las cumbres de la zona de Cosautlan-Baxtla, impresionantes vistas que hacen reflexionar sobre las dificultades y facilidades de estas tierras provincianas.

 ¿Una postal canadiense? no, se trata de la zona de Ixhuacan de los reyes, con una gran riqueza en paisajes naturales. La presencia de rocas es muy constante en este choque de sierras.

Las barrancas son un elemento muy presente en esta irregular fisiografía, por ellas corren varios afluentes de agua que terminan por alimentar cuencas más amplicas. Barranca de Chiltoyac al sureste de Xalapa.

Asimismo les vuelvo a compartir estas dos galerías:

No hay comentarios.: