domingo, 21 de agosto de 2011

Elementos del paisaje provincial Xalapeño III: Templos católicos

Durante buena parte de la historia de México, la Iglesia católica ha tenido fuerte presencia en las sociedades de antaño y hogaño. Sus actividades (litúrgicas, evangelizadoras, educativas, económicas)  forman parte intrínseca de las comunidades donde se ha establecido. Una de las principales manifestaciones materiales y palpables a la vista de estas actividades son sin duda los templos que en cada pueblo existen desde hace muchos años. La vida urbana de cada localidad de la provincia de Xalapa no puede separarse de la influencia significativa de la iglesia católica. Las parroquias, capillas, templos, y ermitas, en conjunto con quienes fueron sus constructores, sus promotores y quienes les dieron mantenimiento, son un significativo cuerpo que bien puede hablarnos de muchas historias locales. Son una ventana importante para comenzar a conocer a un sitio visitado. Nunca hay que olvidar que los intereses de una sociedad son materiales, pero además de esto muchos pueblos tienen y han tenido en la espiritualidad una necesidad importante. De ahí que los templos religiosos guarden un lugar especial en la fisonomía de los pueblos.
Desde la llegada de la religión católica en el siglo XVI, los espacios católicos fueron ganando marcada importancia en los espacios urbanos/poblacionales. La zona de Xalapa no fue aislada de este proceso y desde dicha centuria existen referencias de construcciones religiosas católicas. Al paso de los años estas primeras construcciones se fueron mejorando y ampliando, dependiendo los contextos culturales/geográficos/económicos de cada lugar.
En palabras del Dr. David Carbajal Lopez "Al paso que se iban construyendo todas estas iglesias, no sólo se elevaban cúpulas y campanarios, […] Además, se abrían plazas, se introducían cañerías y se colocaban fuentes, se trazaban las calles para darles acceso, elementos todos que, junto con los barrios que en torno a ellas se formaban, adquirieron desde luego el nombre del santo patrono o de la advocación mariana a la que estaban dedicadas. […] Las obras además eran producto de esfuerzos colectivos que reunían a devotos grandes y pequeños. Las iglesias y sus anexos eran levantadas con las limosnas de unos y el trabajo de otros, o incluso directamente con el patrocinio de los notables." (tomado textualmente del excelente blog "Ayer y hoy de la Iglesia católica en México", en la entrada Orizava)
Hoy en día los templos dominan muchas veces la perspectiva de un pueblo, (además de las autoridades civiles) es el centro de la fiesta patronal, de la vida cotidiana y de la integración de la comunidad de un lugar.  Si el paisaje es considerado como un elemento visible de la interacción entre sociedad y espacio geográfico, los templos juegan un importante papel en esta interacción: en estos elementos se concentran las esperanzas por una buena cosecha, por un buen recorrido de camino y para mantener unida a la comunidad.
En esta entrada haré una revisión a algunas cosas, que se pueden ver a simple vista, sobre este elemento significativo del paisaje. En próximas entradas retomaremos algunas cuestiones particulares, pero esta vez nos dedicaremos a algunos templos de la provincia de Xalapa, y sus características físicas/estéticas. Cabe mencionar que cada época y cada lugar marca la fisonomía, localización, y santo patrono de cada templo, aspectos que se deben tomar en cuenta al momento de observarlos.
A continuación una serie de imágenes comparativas, junto con sus breves anotaciones, para introducir el interés a este valioso aspecto. Nunca dejen de admirar estos elementos del paisaje, sean católicos o no.

 Aquí unas representaciones de iglesias en códices, lienzos de los siglos XVI-XVII. En ellos se puede ver cóm la construcción eclesiástica ser uasaba como simbología de localización de pueblos.
Las imágenes corresponden de izquierda a derecha a: Xalapa (puede tratarse del conento franciscano que allí hubo); Coacoatzintla; Xico viejo; Chiconquiaco. En estas representaciones se pueden apreciar elementos arquitectónicos, como el techo de dos aguas, cubierto deteja, la torre (que en el caso de Xico viejo está separada de la nave del templo), y las columnas en la entrada.


Acá se muestran ejemplos de la forma arquitectónica más antigua y conservada, la del techo de dos aguas cubierto de teja, este elemento hacía ver un "pico" en la portada de las iglesias. Este estilo es propio del siglo XVII y XVIII, son muy pocas las conservadas. 
En la imagen de izquierda a derecha: Paztepec; Jalcomulco; Almolonga; Banderilla.

 
 Cada época implica nuevas ideas estéticas, los templos de la provincia tienen marcas de ellas, algunas se conservaron y otras reconstruyeron sus templos bajo las nuevas disposiciones/tendencias. En esta imagen se ven los estilos barroco, neoclásico y múdejar.. tan propios de finales del siglo XVIII. 
De izquierda a derecha: Xalapa (San José); Xalapa (El Calvario); Acatlan; Ixhuacan.


 La época moderna y el neoclásico, dejaron sus marcas en los templos de la provincia xalapeña, en el siglo XIX y XX se reconstruyeron y adaptaron varios templos. Con naves ampliadas y privilegiando el uso de la línea recta. 
De izquierda a derecha: Teocelo; Xico; Las Vigas.


 Una tendencia del siglo XX es el neogótico, este estilo fue muy impulsado por el catolicismo de la primera mitad del siglo XX. Muchas portadas e interiores de los templos de la provincia fueron adaptados. 
De izquierda a derecha: Xalapa (Santiago); Xalapa (Catedral); Naolinco.


Muchos elementos son muy similares entre lugares tan distantes, pero con un pasado común. En la imagen se hace la comparación de dos campanarios pertenecientes a los principales templos de Acajete y Tlacolulan respectivamente. En ellos podemos ver la fuerte similaridad de estilo, tanto en los adornos de la torre como en las portadas de los templos. 
De izquierda a derecha: Portada de la iglesia de Acajete (única con dos torres del mismo lado en toda la zona); detalle del campanario de la iglesia de Acajete; detalle del campanario del templo parroquial de Tlacolulan; templo parroquial de Tlacolulan. 


No sólo las fachadas y exteriores de las iglesias nos dan una idea del devenir de la comunidad de un lugar, debemos entrar a las iglesias (con todo el respeto que se merecen) y admirar sus rasgos particulares junto con las huellas de cada época. Como se puede ver estos lugares dan mucha información sobre la historia de un sitio.
De izquiera a derecha: Detalle de una ventila en la iglesia de Jalcomulco; interior del templo del Calvario en Ixhuacan: Altar mayor del templo parroquial de Naolinco; coro y entrada del templo principal de San Miguel Aguasuelos.

4 comentarios:

Roberto A. Guiochín dijo...

Excelente blog. Un disfrute leerlo y verlo. Felicidades.

Paulo C dijo...

Muchas gracias, por su amable comentario. Junto con los demás que se han publicado aquí me motivan a seguir adelante.

Luis Ignacio Sánchez Rojas dijo...

¡Muy buena entrada! Mientras leía recordé a la mano de obra indígena que se usó en las construcciones de muchos templos en nuestros país, ¿Crees que en Xalapa o sus alrededores se hubiese llevado a cabo una acción similiar? La cita de David Carbajal habla de los patrocinios y las limoznas, pero no menciona nada sobre un posible uso o abuso de la población indígena.
Nuevamente, muy bueno, se agradecen las fotos! ;D

Paulo C dijo...

Pues hasta donde tengo conocido, no ha habido "abusos" en la construcción de estos edificios. Los más antiguos se construyeron durante y despues de la época de congregaciones, esta política exigió a los indígenas reunirse en el sistema español de pueblo para mantener sus gobiernos (en forma de repúblicas) una vez hecho esto la república (y los dineros de un lugar) impulsaba las obras de construcción, ornamentación y mantenimiento de los templos. No niego que en algunos casos se presentaron abusos pero en estos lugares no se han encontrado evidencias en lo concerniente a los templos. Luego porndré otras entradas referentes a los abusos históricos de la zona. En la entrada de Coacoatzintla se menciona uno de importancia. Muchos saludos y gracias !