domingo, 20 de septiembre de 2015

Un lugar donde la fiesta es patria: Chavarrillo, Veracruz.

En México los días del 15 y 16 de septiembre tienen lugar los festejos patrios más importantes. Se celebra, según el civismo mexicano, el aniversario de la independencia nacional. No vamos a entrar, por el momento, en un debate sobre si es necesario o no festejar la independencia más en estos tiempos donde se aprecia una cierta falta de autonomía política y económica en un país lleno de desigualdades. Lo que puedo hacer es compartirles una grata experiencia que me tocó vivir en un sitio muy provincial de esta región, Chavarrillo, Veracruz. La presente entrada tratará de exponer una serie de observaciones sobre la fiestas patrias realizadas en este lugar.
Hacía varios años que había tenido la desgracia de no poder asistir a las invitaciones hechas por unos amigos de mis padres a conocer el lugar. Pero este año fue el "bueno", así que emprendimos el viaje a dicha comunidad del gran municipio de Emiliano Zapata. Chavarrillo se encuentra a unos 16 kilómetros al suroeste de Xalapa, en unas condiciones geográficas totalmente contrarias a las de la anterior entrada. El clima ya es más cálido que en Xalapa pues el terreno ya está en los 900 metros sobre el nivel del mar. Para llegar al lugar se pasa por Las Trancas y El Chico (lugares de la zona de los antiguos ingenios azucareros) y luego de comenzar a descender por potreros y ranchos de ganados llenos de pastos y piedras redondas comienza a verse una espectacular vista dominada por el cerro de Tepeapulco uno de los últimos "cerros" entra la sierra madre y las llanuras costeras veracruzanas. El paisaje está dominado por los árboles de limón, naranja y algunos cultivos de café. El suelo comienza a ser distinto dominando el difícil tepetate.
Fuimos recibidos en casa de Isabel Lara Blanco y Ansberto Saldaña Espinosa, y presentados en la casa de Don Fructuoso Lara Blanco "Toto" y su esposa Olivia Rosado Domínguez, quienes nos explicaron la importancia de las fiestas patrias en el lugar y nos atendieron de la mejor manera. A esto se sumaba que al momento del arribo al pueblo las casas estaban adornadas de motivos patrios (escudos nacionales, estampas de Miguel Hidalgo, adornos de papel china) y banderas puestas en las azoteas a la vista de todos. Fue una grata sorpresa y una gran alegría recibir tan buenas atenciones, saludos a todos ellos. Aprovecho también para mandar un saludo a Guadalupe Cervantes Ruiz con quien en diversas ocasiones nos hemos encontrado a causa de Chavarrillo.
A pesar de que nuestros anfitriones tuvieron mucho trabajo ese día, Doña Olivia preparaba tamales, y Don Toto estaba trabajando en una obra de una calle con otros vecinos, nos iban comentando detalles de los festejos en Chavarrillo: a inicios del mes, varios pobladores a colocar una bandera mexicana de grandes dimensiones al cerro de Tepeapulco, la cual será retirada al finalizar el presente mes. Que las fiestas del 15 comenzarían con el izamiento de la bandera en el parque central a las seis de la tarde., y posteriormente se realizaría un evento en el salón del campesino para así, cerca de las diez de la noche, dar el "grito" tradicional. Al día siguiente un desfile cívico sería la antesala de los banquetes en cada casa para culminar la gran fiesta de los chavarrillenses.
Aún teniendo una primera guía para los dos días, las sorpresas no pararon. Esa noche, ante un salón completamente lleno se llevó a cabo un entretenido programa. La gente muy ordenada y contenta asistió al salón. Primero se presentaron a las reinas y princesas de las fiestas patrias del lugar, ellas representarían el sentimiento cívico del pueblo en estas fiestas y fueron elegidas por todo el pueblo; posteriormente hubo una serie de bailables (árabes y africanos, aunque me agradaron mucho más los segundos) ejecutados por niñas de diversas edades. Me comentaron que esto fue nuevo y que cada año se busca hacer algo diferente como obras de teatro, cantos y danzas artísticas, todas ejecutadas por miembros de la comunidad. Se leyó un interesante documento histórico referente a la independencia mexicana para luego hacer el "grito de independencia", con las autoridades y la oficialidad correspondiente, finalmente se cantó el Himno Nacional Mexicano y se retiró la bandera nacional con su escolta, todo en un ambiente de respeto, orgullo y unión de la comunidad.
Hago aquí un paréntesis con algo que me causó mucho gusto como historiador. Antes de dar el grito se leyó el "Acta solemne de la independencia de la América septentrional" documento histórico producto del Congreso de Chilpancingo y de los "sentimientos de la nación" del mismo José María Morelos y Pavón. Se trata de la primera acta de independencia de una entendida "nación americana", y de un referente de las primeras luchas insurgentes por la independencia. Este documento es diferente (en ideología y orígen) con el "acta de independencia del Imperio mexicano" hecha en 1821 (y que tiene muchos "reflectores" en las esferas del poder). Me gustó mucho el caso de Chavarrillo, pues su memoria histórica se traslada a los primeros movimientos de independencia ante España y no con la tradición de la historia oficial mexicana. 
Al siguiente día, en punto de las 11 de la mañana, comenzó el desfile cívico con motivo de la independencia mexicana. Participaron diversos niños de las instituciones educativas del lugar, sobre todo las del nivel básico, algunos jinetes, una formación de los vecinos del lugar quienes voluntariamente hicieron muy vistoso el desfile, las reinas y princesas de las fiestas patrias (quienes a su paso iban regalando juguetes y golosinas a los asistentes), todos en conjunto con la escolta local que llevaba la bandera mexicana por delante. El desfile se pudo apreciar de ida y de vuelta por la calle principal del pueblo, a su término se hicieron diversos reconocimientos (se le entregó un diploma a un miembro de la banda de guerra de la población por sus 34 años de servicio en dicha banda, así como un reconocimiento a un señor de más de 85 años quién se alistó en el ejército mexicano durante la segunda guerra mundial y era originario del pueblo). Se hizo un homenaje a la bandera y se rompieron filas, haciendo una invitación a todos los asistentes a llevar las fiestas el próximo año. Luego del desfile hubo un convivio, con banda incluida, en el parque del pueblo, se tomaron unas cervezas, algunas parejas bailaban y poco a poco las familias se iban retirando a sus casas (cosa que también me tocó hacer) para degustar la rica y deliciosa comida, para cerrar con verdadero "broche de oro" la fiesta patria más bonita a la que me ha tocado asistir. Pues la unión de la comunidad, la hospitalidad, el buen trato y los buenos momentos son cosas que se pueden apreciar en este lugar, todo coronado con la celebración del nacimiento de la patria mexicana. Mi más profundo agradecimiento por la invitación y mis mejores deseos para que esa alegría por ser mexicanos no se pierda, porque en el caso de este pequeño lugar ha dejado muestras de su utilidad para unir y acercar a las personas.

A la izquierda una foto de las azoteas del pueblo con las banderas mexicanas al fondo el cerro de Tepeapulco, que también es una de las referencias más antiguas del lugar. A la derecha una foto del edificio más antiguo que pude observar del pueblo, ahora es una biblioteca y una tienda de abarrotes y en su portal se aprecia el suelo de loza y unos antiguos capiteles y bases de las viejas columnas del edificio. Mi amiga Guadalupe me ha comentado que la casa se hizo en 1898 y es conocida como "la casona" o "casota" y era el lugar donde vivían antiguos patrones de estas tierras. Chavarrillo también aparece señalado en el mapa del "Cantón de Coatepec" de 1906 de la extinta Comisión Geográfico-Exploradora.


Durante la noche del 15 de septiembre en el salón del campesino del lugar se realizaron la coronación de las señoritas de las "fiestas patrias 2015" (reina y princesas primera y segunda, así como los reyes infantiles), el acto cultural (que incluyó una graciosa parodia a "Paquita"), la lectura del acta de independencia de 1813 (¡¡ Toma eso Iturbide !!), y la ceremonia de "el grito".


 



El desfile del día 16 se hizo con mucho respeto y civilidad, los contingentes se formaban como se mencionó antes, de alumnos, los reyes de las fiestas, y de los miembros de la comunidad. El desfile tenía una atmósfera de sinceridad, de unión y cooperación para llevarlo a cabo. Pido una disculpa por no incluir nombres, es lo malo de ser de "fuera". 


Al final del desfile se entregaron los reconocimientos, se hizo la invitación a venir el próximo año y siguió la música, la alegría y las comidas en las casas de las muchas familias de Chavarrilo un sitio que, como los mencionados en este blog, deben de conocer. Más en esta fiesta que, a diferencia del resto de la región, tiene  a la nación mexicana como una de sus principales formas de unión y convivencia, además de ser una fiesta de mucho arraigo y orgullo, patrimonio que nadie puede quitarles.

3 comentarios:

Unknown dijo...

Muy bien joven...

Ahora hay que seguir escarbando porque siento que te quedaste corto...

Saludos!!!

Paulo César López Romero dijo...

Muchas gracias, debo confesar que fue la primera vez que estuve en la fiesta. Hasta ahora sólo he podido expresar lo que pude con lo que tuve a la mano. El lugar claro que da para más y espero que podamos seguir compartiendo datos. Saludos

Anónimo dijo...

Muchas gracias por su crónica maestro, es muy valioso su trabajo, esta usted invitado cuando guste.

Saludos!