lunes, 14 de septiembre de 2015

Recorrido... restos del camino real Veracruz-México. Cruz-Blanca-Sierra de Agua-Los Molinos

Esta entrada está relacionada con algo que poco a poco dejé de hacer en este espacio: hacer crónicas de recorridos. Y no es para menos, el día de ayer tuve la oportunidad de salir al campo a recorrer una parte de las más antiguas de la provincia. El recorrido incluyó muy grata compañía, un poco de trabajo de cooperación, con un singular grupo reunido en función de las ganas de convivir, de caminar y de compartir experiencias. La salida me permitió conocer un sitio que no había tenido la oportunidad de recorrer antes y de reconocer cambios recientes en la fisonomía del paisaje provincial. Fue tan bonita la experiencia que es mi deseo compartir unas líneas en este espacio. Espero les agraden.
En primer lugar quisiera hacer unas líneas para introducir la presente bitácora. Hace algunos meses conocí al Lic. Mario Gaspar Cobarrubias, proveniente del puerto de Veracruz, comunicólogo e incansable documentador-explorador del antiguo camino real Veracruz-México. El primer contacto fue por redes sociales, en donde Mario Gaspar preguntó la posible ubicación de un puente colonial en el río de las Ánimas, con lo que sé del tema (apoyado en cartografía histórica) respondí su pregunta y me invitó a hacer una "exploración" del puente. Grata sería la sorpresa de encontrarlo y del encuentro con Mario Gaspar, pues intercambiamos información y me fui enterando de su trabajo documental sobre el  antiguo camino real. Todo esto fue a finales de junio del presente año.

A la izquierda, Mario y un servidor en un intento por encontrar el antiguo puente de las Ánimas sobre el río del mismo nombre. A la derecha se observa una foto del puente, que aún soporta el paso de vehículos y tráfico de la ciudad de Xalapa. Este puente fue construido (c.a. 1786-1804) con piedra volcánica de la región y sobre una sólida base de rocaSe encuentra justamente debajo del paso a desnivel para acceder al actual fraccionamiento del mismo nombre. Aunque cabe mencionar que el entorno del puente está en graves situaciones, la base de cemento está colapsada y el río terriblemente contaminado.

A partir de esta primera experiencia el Lic. Gaspar me invitó a los recorridos que estaba programando para seguir reconociendo los puentes, alcantarillas, muros de contención del antiguo camino real. Por compromisos anteriores me había perdido la oportunidad de ir en los meses de Julio y Agosto, pero al fin  se pudo asistir ayer a una de estas experiencias. El objetivo de nuestro estimado compañero es programar jornadas para hacer el recorrido de Veracruz hasta el altiplano central.
El recorrido comenzó ayer a las 11 am en el punto de "Cruz Blanca", sitio donde había terminado la exploración anterior. El lugar está a unos 38 kilómetros de Xalapa en dirección noroeste. Se trata de un lugar "limítrofe" del paisaje provincial xalapeño. Pues al oriente de este punto se encuentra la sierra, siempre verde y húmeda, y al poniente las llanuras de Perote donde ya hay un clima más seco y con poca humedad. Cruz Blanca también está instalado sobre la sierra del Cofre de Perote de ahí que haya varios arroyos y bosques de pinos encinos y olmos en sus alrededores (además de manzanos y tecojotes).
La meta del recorrido era salir de Cruz Blanca y llegar a los restos del casco de la antigua hacienda de San José de los Molinos distante unos 8 kilómetros del sitio inicial. Durante el trayecto se buscarían puentes, alcantarillas, calzadas y diversos elementos relacionados con el antiguo camino real o de construcciones posteriores. Una vez localizados se haría la medición y el registro correspondiente. Cabe mencionar que estas actividades realizadas por Mario gaspar son hechas por su propia cuenta y apoyándose de gente interesada en el tema, un verdadero "amor al arte". El recorrido duró alrededor de siete horas, de las 11 a.m. hasta las 18 p.m. Asimismo la ruta permitió constatar lo que muchos viajeros en la Historia anotaron en sus crónicas, la transición de un paisaje serrano a uno llano. Esto hace muchos años representaba un aliciente para los viajeros en carretas o bestias, pues en el terreno llano se podía viajar más cómodamente.
Conocer Cruz Blanca y Sierra de Agua fue muy ilustrativo ya que estas poblaciones constatan la presencia de un "paisaje" caminero de esta región, poblaciones como Banderilla, Acajete, San Miguel del Soldado, La Joya, Las Vigas, aunque diferentes en su fisonomía y volúmen tienen casas antiguas de portales y una calle principal muy amplia y ensanchada (mucho más que el mismo camino), todo lo anterior para recibir a los "de afuera", esto bien merece futuras entradas. Asimismo la gente de estos lugares es muy amable en todos lados nos dieron información, atención y buena cara. No duden en visitar, aunque sea de rápido estos lugares. En Cruz Blanca hacen unos tacos de guisado muy sabrosos en la iglesia local, todo en beneficio de la comunidad. Asimismo se conserva una pequeña y curiosa capilla antigua, probablemente de finales del siglo XVIII. En Sierra de Agua, donde se conserva (de puro milagro y con muchas intervenciones en su estructura) un puente del siglo XIX de considerables dimensiones. Durante la caminata pude conocer también a Roberto García, Gustavo Ramos y José Humberto Rodríguez (junto con otros que lamento, por el momento no recordar sus nombres) todos interesados en el tema, todos en actitud de cooperar y pasar un buen rato.
Otro elemento que se pudo constatar en el recorrido fueron las implicaciones de la modernización de las vías de comunicación y de la urbanización actuales. Del primero fue muy notorio (y con cierto riesgo) caminar sobre el "trebol" carretero dispuesto adelante de Cruz Blanca, hace varios años había hecho el recorrido de Perote-Xalapa y en dicho punto no había tantas complicaciones pues el acceso era mucho más directo, sin duda hoy tratar de atravesar caminando por un paso a desnivel es sin duda riesgoso, existe un puente pero éste aleja al caminante unos tres kilómetros. El otro elemento observado es la gran excavación (y afectación al suelo) de grandes extensiones de tierra buscando el material base en la construcción de "block" para la elaboración de casas en toda la región xalapeña. Los cambios al paisaje derivados de la fuerte explotación de este elemento resultan impresionantes y en cierta forma alarmantes.
El viaje terminó en el antiguo casco de la ex-hacienda de San José Los Molinos, un sitio lleno de rincones por demás interesantes. Este lugar floreció durante el periodo denominado como Porfiriato, su arquitectura es de carácter modernista y neoclásico. Nos permitieron la entrada pero sin el permiso de publicar fotografías del lugar. Se trata de un lugar que se tiene que recorrer. Mucho espero que esta entrada anime a otros a visitar estos lugares, a comprar productos locales y a conocer más esta rica y viva provincia.

 
El grupo que hizo el recorrido, mi reconocimiento a todos. Luego la calle principal de Cruz Blanca se puede apreciar lo ancho de la calle, dimensión probablemente definida por las carretas y recuas de centurias pasadas. Algunas casas antiguas se conservan como la amarilla del centro.

En Cruz Blanca se desayuna muy bien !! No dejen de problarlo, además aún se pueden apreciar ejemplos de casas muy antiguas. Aunque el techo de tejamanil ya no se conservó la base es muy digna de conocerse. Asimismo se pueden apreciar manzanos y tecojotes. A la derecha la pequeña capilla del lugar, la que por los elementos interiores y del piso se puede datar del siglo XVIII-XIX. 

El trazo del camino real ahora pavimentado, en Cruz Blanca. Al centro una alcantarilla para el ferrocarril México-Veracruz, la cual sigue en uso y su construcción es del siglo XX. A la derecha un campo de maíz con los restos de una improvisada estación ferrocarrilera en Cruz Blanca.

El puente del Venado en Sierra de Agua, según la placa se terminó en 1882, a finales del siglo XIX.

Sierra de Agua (a la izquierda) y una mojonera antes de San José de los Molinos sobre el viejo camino real. 

 Las excavaciones para sacar material dejan sendas hondonadas en el suelo peroteño, es necesario revisar esta explotación. Es increíble ver las implicaciones de la construcción de casas en las urbanizaciones actuales.

Foto cortesía de Roberto García, todo un gusto conocerlo. 

No hay comentarios.: