miércoles, 29 de febrero de 2012

Perote Veracruz, enclave de transición de la provincia de Xalapa

Las regiones son organizaciones espaciales complejas, ya que pueden abarcar un y mil criterios para su definición. Cuando escuchamos o leemos esa palabra, como bien señala Eric Van Young, solemos asociarlas con el área que circunscribe a un sitio importante, o zonas donde un ámbito cultural o natural predomina. Asimismo leemos y escuchamos sobre regiones económicas, políticas, municipales, ecológicas e incluso escolares. Igualmente importante es señalar que muchas veces una región "escapa" de los límites rígidos y exactos impuestos por los sistemas político-administrativos.
En otras entradas se había abordado el tema de la Alcaldía Mayor de Xalapa, esta entidad juridico-administrativo tenía un alcance de poblaciones, y por lo tanto un límite (aunque nunca debemos asumirlo como hoy se asume al Estado de Veracruz o el Municipio de Xalapa) en las poblaciones más alejadas de la principal cabecera: el pueblo de Xalapa. Las poblaciones más alejadas del pueblo xalapeño y que se decían pertenecientes a la alcaldía eran: Chiconquiaco (al norte), Ayahualulco (al sur), la venta de Plan del Río (al este), y el ya formado pueblo de Perote (al oeste).
Localizada en un frío y ventoso valle, y resguardada por un volcán extinto de más de cuatro mil metros de altura, la antigua venta de "Pedrote" se había convertido en un pueblo de consideración a finales del siglo XVIII.  Su localización en el camino real México-Veracruz y en un valle, donde las pendientes y el malpaís de la zona serrana habían quedado atrás, le permitían ser un importante punto de reunión de varias personas. Su ubicación permitía la comunicación entre varias zonas, tanto de Xalapa, como de Jalacingo (Veracruz), Teziutlán, la ciudad de Puebla de los Ángeles, el puerto de Veracruz, la zona de San Juan de los Llanos, en fin era un punto de encuentro de varias rutas y por ende de varios espacios. De igual forma su clima, ya frío y algo seco, permitía la elaboración de jamones y el almacenamiento de cereales productos muy importantes en las dietas de las personas provenientes de España.
Además de todo esto el pueblo de Perote mantenía en su suelo una serie de elementos que lo resaltaban como lugar de importancia: un hospital de la orden de San Hipólito, el "despacho" de un teniente de justicia (auxiliar del alcalde mayor), una república de indios y un curato para administrar los servicios religiosos. Además de lo mencionado, la economía era dedicada a la explotación de maderas, la crianza de cerdos, servicios de hospedaje y reparación de carruajes. Como se puede observar el sitio guardaba una serie de características "estratégicas" y de ventajas para sus habitantes. Todas estas características fueron tomadas en cuenta, sobre todo las del clima, por las autoridades virreinales para construir una fortaleza militar en su suelo. Para finales del siglo XVIII, en 1777, se construyó gracias a la mano de obra local la fortaleza de San Carlos.
Hoy en día quedan muchas marcas de todo lo aquí expuesto, la iglesia del lugar, la plaza, la iglesia del antiguo hospital, la arquitectura de las casas (muchas de ellas muy parecidas a las del altiplano central o a las de las regiones de Puebla y Tlaxcala) y la gran fortaleza (que hasta hace poco funcionaba como penal) localizada en su "región".
De igual manera, quiero resaltar en esta entrada que la situación "periferica" de este pueblo con respecto a Xalapa, no significó un "retraso" o un estancamiento del pueblo de Perote. Sino que al estar en contacto con varias regiones, zonas y lugares esta población se mantenía muy bien. Los habitantes de este lugar no detenían sus actividades en los límites de la alcaldía mayor, ni mucho menos esperaban de Xalapa alguna orden para establecer relaciones culturales, políticas y económicas con otras jurisdicciones y espacios. Eso hace importante a las regiones, que éstas no se detienen a los ordenamientos gubernamentales e integran muchas personas y espacios, muchas veces sin que sus constructores y estudiosos se den cuenta.

Sobre la fortaleza de San Carlos, incluyo también una entrada del excelente blog "Facetas Históricas" que brinda muy buenos detalles sobre esta interesantísima construcción virreinal. 


La iglesia que anteriormente pertenecía al antiguo hospital de la orden de Caridad de San Hipólito (orden religiosa establecida en México)


La fachada de la iglesia de Perote, en la parte más alta esta un nicho con la figura del arcángel San Miguel, santo patrono de la localidad.

Los ámbitos regionales no sólo se ciñen al pasado. Perote es un punto de paso obligado de varias rutas de autobuses de pasajeros entre los estados de Veracruz, Puebla y Tlaxcala. De ahí que en los parques nos encontremos con estos singulares carritos de nieves con forma de autobus.

La fachada de la fortaleza de San Carlos, con una extraña réplica de iglesia puesta en uno de sus muros, actualmente ha dejado de ser presidio y se puede visitar los domingos, paseo/excursión recomendadísima por un servidor.

Esta fotografía la tomé desde lo que sería la sala destinada al gobernador de la fortaleza, se trata de una chimenea para la comodidad de este importante oficial. No dejen de visitar este valioso patrimonio histórico/cultural de todos los veracruzanos.

No hay comentarios.: