domingo, 4 de diciembre de 2016

Crónicas del patrimonio provincial perdido y descuidado V. El parque Miguel Hidalgo (Los Berros) Xalapa

En Julio de 2013 la tormenta tropical "Barry" implicó una serie de lluvias en varias partes del Estado de Veracruz. Xalapa no fue la excepción y se experimentaron varias tormentas en la ciudad. Una de ellas afectó un espacio histórico xalapeño del cual me gustaría escribir unas notas en este blog. Sobre todo porque desde aquellas lluvias su entorno en lugar de mejorar ha ido degradándose poco a poco. Se trata del parque Miguel Hidalgo, también conocido como "Los Berros" . Después de la tormenta un alud de tierra arrasó con varios elementos del parque que se irán describiendo después. La reacción de la autoridad fue crear un muro de contensión de concreto que dejó mucho que desear. El daño hecho por el deslave aún se deja ver de forma honda pues no se han repuesto los espacios afectados por el deslave de tierra, e incluso se rediseñaron unos nuevos totalmente fuera de la esencia histórica del lugar. Pero antes de continuar me gustaría hacer una breve recopilación de hechos históricos del parque, para luego describir algunos visbles daños que he localizado en diversos días. Hago esta entrada porque han pasado los años y no se ve alguna intervención que le devuelva al parque su escencia original. Todo esto con el fin de tratar de dejar un recuento del daño que esta sufriendo este espacio. Ojalá las autoridades, vecinos y los ciudadanos xalapeños logren sensibilizarse en el problema que se narrará en esta entrada.

El antecedente histórico del jardín que nos ocupa, se puede encontrar a mediados del siglo XIX, mediante "El paseo de los Berros". Este espacio fue una pequeña planicie resultado de la desecación de una laguna con el mismo nombre. El paseo aparece en el libro "Historia antigua y moderna de Jalapa", de Manuel Rivera Cambas, y lo hace por partida doble: en el mapa de la ciudad y en la presente ilustración.

Imagen del V tomo de "Historia Antigua y Moderna de Jalapa y de las Revoluciones del Estado de Veracruz" de Manuel Rivera Cambas del año de 1869. Al fondo puede verse el templo de San José y el cerro de Macultepec

Años después ese lugar de recreo fue acondicionado como paseo con jardines arbolados, quiosco y fuentes, un nuevo espacio de recreo que se llamaría "Paseo Hidalgo", en 1897 la Comisión Geográfico Exploradora delineó un interesante mapa que muestra cómo era ese primer "parque de los Berros".

Plano del Paseo Hidalgo, 1897, Mapoteca Orozco y Berra, colección general, número de identificación 6343-CGE-7261-A-004. Como se puede apreciar el alineamiento de algunos elementos, como el Quiosco y las fuentes, permaneció como hoy en día, no así para las avenidas que no están como en este plano, las cuales serían modificadas cerca del año de 1912.

El parque nuevamente fue rediseñado en el año de 1911, dejándole la forma "base" en la que hoy lo concoemos. En un mapa de 1912, también de la comisión geográfico-exploradora,se puede apreciar esta estructura. A la que se les agregarían elementos a lo largo del siglo XX, como la estatua de Hidalgo (por el bicentenario de su nacimiento), juegos, fuentes y demás elementos que lo dejaron como muchos lo conocemos. Cabe mencionar también la visión a futuro de sus constructores, pues al inicio se sembraron muchos árboles que en su época debieron parecer insignificantes, pero que hoy en día le dan una imágen muy particular pues sonde gran tamaño y ofrecen sombra y alivio a los caminantes de hoy.
Durante buena parte de su existencia, el parque Hidalgo/los berros se ha consolidado como punto de reunión y recreo para muchas personas, y no sólo de Xalapa.

El parque Hidalgo/Los Berros en 1912, como se aprecia ya tiene las avenidas y pasillos que actualmete tiene, asimismo la simbología alcanza los pilares con macetones que resguardan cada una de los pasillos internos del parque. Mapoteca Orozco y Berra, colección general, número identificador 6342 CGE-7261-A.

También el parque sirvió para recordar a los grandes escritores y poetas del Estado de Veracruz. Las avenidas del parque llevan los nombres de dichas personas "Maria Enriqueta Camarillo", "Josefa Murillo", "Salvador Díaz Mirón", "Rafael Delgado" y "Ruben Nonifaz Nuño". Según tengo entendido la calle de Diego Leño alguna vez se destinaría a ser la "calle de los Poetas" y que se colocarían bustos en sus flancos. Pues parece que los literatos tuvieron mejor lugar en el parque aquí reseñado. Aprovechando la referencia citaré algunos fragmentos de un poema de la coatepecana María Enriqueta Camarillo, que es un verdadero homenaje a la región que nos tocó vivir, sobre todo la parte cafetalera. La cita es del libro "Coatepec" de Soledad García Morales, de la colección "Veracruz: imágenes de su Historia", de las páginas 34-35

"¡Oh tierra del liquidámbar
del jinicuil y el naranjo!
[...]
¡Oh tierra de los cocuyos,
de la gardenia y el nardo!
al ver tus grandes platíos
de cafetos y de plátanos
que en hileras apretadas
al viento están ordenando,
me parece ver en ellos,
escuadrones de soldados
que, entre rumores salvajes,
marchan y llevan en alto,
como enseñas de victoria
los pendones desplegados
!Oh, tierra, que con tus flores
sabes curar crueles daños!
[...]
!Oh tierra del liquidámbar, 
yo te bendigo y te amo¡"

Hermosa poesía sin duda, porque no sólo lleva el cariño de la tierra sino que comparte a todos nosotros cosas que nos son comunes, ámbitos que forman nuestro patrimonio natural. En el parque de los berros podemos apreciar liquidámbares, hayas, y como cuentan los padres cocouyos y naranjos...

Lamentablemente como se mencionó al principio de la entrada, el parque fue afectado por las lluvias del año de 2013. En aquella ocasión un fuerte aguacero ablandó la tierra que había en la parte noroeste, y ésta a su vez arrasó la zona donde se encontraban los bustos de Diaz Mirón, Josefa Murillo y Rafael Delgado.

Así lucía la parte noroeste del parque Hidalgo/los Berros luego del deslave de las lluvias de 2013.

El mismo lugar en 2014, no se había restaurado nada, seguía el derrumbe.
 
Esta foto es de este año, ya sólo queda un soporte del busto de Rafael Delgado, pareciera que estamos ante las ruinas de una ciudad antigua, pero sólo es el descuido de un par de años.


Los trabajos del reciente año, por parte del ayuntamiento tengo entendido, construyeron un muro de contensión y establacieron un espacio para hacer ejercicios (mucha gente se ejercita en el parque durante las mañanas). Aunque estas intervenciones eran necesarias, no se hicieron con el rigor que se merecía y descuidaron el ámbito histórico del parque.  

 Perspectiva del muro de contensión construido entre 2014-2015, Se precia una de las bases de los bustos dañados por el deslave de tierra el de Josefa Murillo, escritora del romanticismo del Papalopan. Pero desgraciadamente también se aprecia lo poco que le importó a la autoridad su restauración original.


 El espacio de ejercicios y una parte inacabada del muro de contensión puesto, al que se le agregaron grafitis. Como se puede apreciar el entorno original no fue respetado en esta intervención, el uso que se le da al espacio comienza a cambiar para mal. 


 Fragmento de la construcción "base" de la zona noroeste del parque, aquella que no fue afectada por el deslave. Se puede apreciar las losas de piedra volcánica usadas para su elaboración asó como los macetones que adornaban cada extremo. Cabe mencionar que del lado contraro no se conserva nada de este elemento.

Aquí se puede ver el daño sufrido a esta estrcutura, y otra intervensión: colocar un soporte natural para el deslave, pero tampoco esta intervención respetó con el entorno original. No hay que olvidar que en el pasado se hicieron grandes esfuerzos para labrar la pesada y dura piedra, dejarla lista para la construcción y colocarlas. A esas personas tampoco se les reconoce su labor con el descuido dado al parque.

Como si esto no fuera poco, varios rincones del parque tienen diversos daños no atendidos. Una caminata atenta y pausada por el parque mostrará que varios de sus elementos distan de estar en condiciones de conservación. También es necesario recordar que los espacios públicos del centro de Xalapa actualmente se encuentran rebasados y saturados, sobre todo en los fines de semanas donde las admministraciones han permitido que se conviertan en centros de recreación infantil y juvenil pero sin tomar precauciones al efecto.

 No sólo esa parte del jardín de los Berros se encuentra en mal estado. En la zona sur del parque se puede encontrar esto: Los restos de un antiguo pilar / macetón. Por la pintura se nota que formaba parte de los pilares que enmarcaban las avenidas, y que no hay ninguna disposición para restaurarlo.

En otros lugares se pueden ver estos pequeños bloques, a forma de mojoneras para limitar el paso de vehículos en las avenidas del parque Hidalgo, pero en muchos de ellos se han desprendido o retirado.

Apenas y se distingue "Avenida Maria Enriqueta", el recuerdo a esos escritores se va perdiendo para dar paso a otra época, pero dejando atrás una muy importante.
 
El daño material y el descuido al histórico parque Hidalgo/Berros es notorio actualmente. Diversas zonas que fueron construidas cerca de cien años están sin mantenimiento y otras ya desaparecidas. Las intervenciones de parte de la autoridad municipal no han sido las mejores, no se ha procurado la reconstrucción de la zona noroeste; se ha tolerado la destrucción de elemenos como pilares, losas y no se ve un mentenimiento a los elementos que hoy existen; asimismo se le ha dado un uso al parque distinto al que tenía originalmente, de ser un paseo de caminata y recreación se ha convertido en un centro de vendimia y de mero fondo para fotografías. Hace poco vi que estaban pintando el Quisco, pero esto no basta, ojalá sea el inicio de una intervencións seria, pero es de todos conocido que el panorama económico del Estado de Veracruz y del ayuntamiento están muy complicados. Desgraciadamente no se aprecia voluntad de las autoridades, no se ve un acto que emprenda o que proponga una salida a problemas como el que atraviesa el parque, no hay contacto con los vecinos, con la ciudadanía, simplemente se alude a que "no hay dinero" y los años siguen deteriorando el lugar.
Para acabar me remito a una frase de Guillermo Tovar y Teresa, cronista de la Ciudad de México en su libro "La ciudad de los palacios: crónica de un patrimonio perdido" tomo1 , p. 175:

"¿Qué esperanza de trascender la brevedad de nuestras vidas podremos abrigar en tanto continuemos destruyendo las que nuestos antepasados albergaron?"

¿Qué se puede hacer? levantar demandas al INAH, dejar oficios por escrito al ayuntamiento (sobre todo a la oficina de centro histórico) con nuestra inconformidad, hablar con vecinos, organizarnos con grupos de defensa patrimonial y usar las redes sociales para denunciar los abusos y desusos de nuestro patrimonio.

2 comentarios:

Michael Ducey dijo...

Excelente artículo. Lástima que nunca reemplazaron los bustos de los poetas que fueron robados hace un siete años. En México el crimen hace negocio incluso con la memoria del pueblo. Además falta comentar sobre lo que no se ve: tiene un problema grave de drenaje. Cuando llueve se acumula mucha agua y lodo porque no tiene salida.

Paulo César López Romero dijo...

Muchas gracias Estimado Michael. Es cierto faltó poner el elemento drenaje que también ha sido dañado en este evento. Antes había un pequeño canal que dirigía las aguas que escurrían de la pared natural a una cisterna cerca de los sanitarios. Actualmente dicha acequia esta dañada y es una condición más para ese problema de drenaje. Saludos cordiales.