domingo, 12 de mayo de 2013

Fortín de Órdenes Militares en Plan del Río

Como se ha mencionado en este blog, el camino real de México a Veracruz que pasaba por Xalapa, era una de las principales vías de comunicación durante la época virreinal. Los necesarios enlaces (gubernamentales, económicos, culturales) puestos entre la capital de Nueva España y su principal (y a veces único) entrada/salida al mundo de aquella época sellaron altos intereses durante el régimen virreinal novohispano. 
La guerra civil que ocurriría en la provincia de Xalapa a partir de 1812, desatada por el grito de Dolores en Guanajuato, tuvo como principal escenario el camino real. Debido a su estratégica posición, a las mercancías y bienes transportados, y a la gran cantidad de información que también resguardaba esta vía. 
Numerosos combates, asaltos y enfrentamientos armados se dieron en el camino real. El 21 de noviembre de 1812 Benito Ochoa (antiguo literero y arriero) asaltó una serie de literas en el paraje de Lencero; el 8 de diciembre de 1812, se pedían desde Xalapa auxilios a la antigua Fortaleza de Perote para acabar con los rebeldes del camino real (entre La Joya y Las Vigas); el 20 de abril de 1813 en el paraje de Pajaritos (cerca al actual cuartel del ejército nacional cerca del Lencero) Mariano Rincón otro insurgente xalapeño había puesto en problemas a los "refuerzos" que de Veracruz llegaban para aliviar la amenaza de la insurgencia surgida en las tierras de Xico y Coatepec; A partir de mato de 1813 se hicieron una serie de instrucciones y acciones militares para proteger la interesante área que el camino real representaba. Las tensiones continuaron hasta la consolidación de un verdadero camino militar, la formación y establecimiento de las compañías de patriotas en los pueblos, y de otros factores logístico/estratégico que hicieron disminuir el número de rebeldes y de acciones bélicas. Para 1815 la provincia se encontraba prácticamente tranquilizada, los insurgentes disminuidos en número, buscaron las barrancas necesarias para atacar de vez en cuando. 
La vigilancia del camino militar comenzaba desde el mismo puerto de Veracruz y llegaba hasta la fortaleza de San Carlos en Perote. En todo este tramo se construyeron y se fortificaron diversos puntos para este objetivo, de alta prioridad para la Corona española. Desde estos puntos se buscaba aminorar el factor sorpresa que tuvieron los insurgentes y sus ataques a correos, diligencias y literas en la vía "caudal" (el camino real también era conocido como "caudal" porque en ella se transportaban los principales recursos reales.
Hoy en día quedan varios vestigios de este "camino militar" México-Veracruz. Uno de ellos es el que nos ocupa en esta entrada. El fortín de Órdenes Militares en Plan del Río (localizado a unos 30 kilómetros al sureste de Xalapa) es un hermoso lugar para visitar y recrear estos episodios de la Historia Nacional y Local. Esta interesante construcción (felizmente rescatada por un gran proyecto de investigación histórico-arquitectónico) se encuentra en una de las principales cimas de la localidad conocida como Plan del Río de clima cálido-húmedo con lluvias todo el año (aunque con estos cambios, uno nunca sabe). Históricamente Plan del Río es un establecimiento puesto por los intereses del camino real, comenzó como una venta (sitio para servicios de hospedaje y arreglo de trasportes) durante el siglo XVII, que por cierto pertenecía a la antigua república de indios de Xalapa. Hoy en día es un agradable lugar donde se pueden adquirir diversas frutas y productos de "Tierra caliente", asimismo la miel que elaboran en la zona es muy sabrosa. En este sitio convergen varios afluentes de la cuenca del río Actopan y está enmarcado por una serie de barrancas y altos relieves de piedra caliza y laja.
La construcción que visitamos se encuentra, como se había mencionado, en una de las cimas que rodean a la población, su construcción se hizo para garantizar la vigilancia del puente del Plan, paso obligado para todos los viajeros de su época de construcción. La fortificación se construyó entre 1814-1815 siguiendo el sistema constructivo del general Montalberg (1) que fue novedoso en su época. Su forma es singular pues se trata de una fortificación sin baluartes, elevada en una base poligonal y que cuenta con tres niveles, uno para almacén (el inferior) y otros dos para habitación y vigilancia. 
Desde la cima del fortín se tiene una mirada espectacular, pues se tiene la vista de un gran espacio. Desde sus muros se puede apreciar todo el paisaje del valle de Actopan y de la confluencia de los ríos/barrancas que se localizan en el lugar. Se tiene la sensación de poder vigilarlo todo, la imaginación vuela y se recrea mucho la tensa época en que la fortificación tuvo su origen. Dentro de ella la imaginación no deja de mostrarnos escenas de la "vida" que había en el lugar, el repartimiento de la comida, la vigilancia de las municiones, el vivir esperando algún ataque o escaramuza, son elementos que sin duda se vivían en dicho lugar. Cerca de dicha instalación se encuentran los restos de diversas trincheras y fosos para la defensa del fortín.
Otros datos interesante, recogidos de la obra "Colección Veracruz: 1810-1825" de Juan Ortiz Escamilla, es que para la comunicación de este punto militar con otros de su misma clase (como la de Corral Falso y la de Rinconada y más allá) se utilizaban diversos métodos. Dos de los que más llamaron mi atención eran: el primero a base de una codificación hecha a base de cañonazos entre las fortificaciones; y el otro, aún más interesante, mediante el uso de telégrafos ópticos, no olvidar que el eléctrico de Morse es otra cosa. Con unas persianas y unos mira-lejos se podían mandar mensajes de forma instantánea desde Veracruz hasta Xalapa, a través de estas instalaciones militares.
Cabe reconocer también el gran trabajo detrás de la restauración de este verdadero monumento histórico, si un día viaja a Xalapa o a Veracruz, por la carretera libre, no deje de visitar este interesante lugar. Ahora vamos con las tradicionales fotografías.

1) "El general Marcos Renato Montalberg (1714-1800), de origen francés, desarrolló un sistema de fortificaciones que llevan su nombre y cuyas características eran: 1° Supresión de los baluartes como una forma impropia a la fortificación, reemplazándolos por la fortificación atenazada o poligonal; 2° basar toda la fuerza del sistema en numerosas casamatas defensivas bien construidas; y 3° proveer a cada plaza fuerte de sólidos atrincheramientos permanentes donde defenderse  la guarnición cuando el asaltante se haya apoderado del cuerpo principal de la plaza. Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana, t. XXXVI, Madrid-Barcelona, Espasa-Calpe, 1930, pp. 371-372" Tomado de Ortiz Escamilla Juan, 2008, Colección Veracruz 1810-1825, t. 1, p. 392-393.

 La localidad de Plan del Río se encuentra en una zona intermedia entre la sierra del Cofre de Perote y las llanuras costeras Veracruzanas. De ahí su exuberante vegetación y productos agrícolas de clima cálido com la papaya que se ve en medio de esta foto.


 Para llegar a la fortificación es necesario hacer una buena caminata, que sigue el antiguo camino hecho para la misma. De ahí luce la piedra caliza y las lajas del terreno cálido, materiales que también pueden verse en la construcción del Fortín.


 Los trabajos para recuperar la fortificación en su estado original, han valido la pena, 
como se puede ver en la imagen.


 La azotea de la fortificación con las almenas a su alrededor para tener una vigilancia total.


 Vista del antiguo puente de Plan del río visto desde el Fortín de Órdenes Militares mandado construir por Fernando Miyares, jefe militar español quien gasto muchos esfuerzos para logar cristalizar el proyecto de camino militar.


 En su visita al fortín no deje de comprar productos de la localidad de Plan del Río, Miel, Tamarindo (en todas sus presentaciones) Papaya, Mango, Plátano, Cocos, Cacahuate, sólo por mencionar los más deliciosos. Llevará productos de buena calidad y ayudará a la economía de este lugar.


Sobre el antiguo puente colonial de Plan del Río, pasa la carretera libre México-Veracruz. En una época donde se tenían que sortear muchos más ríos para llegar a un destino, los sitios que contaban con puentes sólidos eran muy apreciados y de paso obligado. Y con la Guerra Civil tanto insurgentes como realistas trataron de controlar estos interesantes puntos.

1 comentario:

Licorneylli dijo...

Nuestra Guerra de Independencia no fue una Guerra Civil... Fue Nuestra Emancipacion que nos termino de dar Nuestra Identidad con una Patria propia tras 300 años de Colonialismo Español (lo digo sin revanchismos).